Nuestro propio cuerpo es sin duda la más perfecta y compleja máquina que jamás ha existido.

La compleja estructura que presenta el organismo está en función de las misiones que ha de realizar;se podrían reducir a tres: reproducción,relación y nutrición.Estas tres funciones son propias de todos lo seres vivos;sin embargo en el caso del hombre alcanzan tal grado de complejidad que le obligan a poseer estructuras que sitúan al género humano en el lugar más elevado de la escala evolutiva.

La función reproductora es considerada como una de las básicas de los seres vivos.La reproducción se basa en la fusión de dos células especializadas en el interior del cuerpo de la hembra:el espermatozoide producida por el hombre y el óvulo generada por la mujer,gracias a estas dos células se origina el cigoto que dara lugar al nuevo ser.

La función de relación permite al hombre vivir en un medio que produce una serie de estímulos tanto externos como internos y responder a cada uno de ellos para su supervivencia.
Aunque esta función es propia,el hombre supera al reino animal y vegetal.
Ej:un animal no puede dominar un idioma, ni entender un pasaje literario.etc.

La función de nutrición es la base imprescindible para que tenga lugar el resto de las funciones del organismo.
Cualquiera de las actividades que se engloban bajo la función de relación requieren un cierto consumo de energía,que el hombre toma de los alimentos y del oxígeno del aire y que debe transformar mediante una serie de procesos que constituyen la función de producción.
Nuestro propio cuerpo es sin duda la más perfecta y compleja máquina que jamás ha existido.

Esta complejidad de funciones requiere que todos los órganos del cuerpo humano funcionen de forma correcta y coordinada.
En ocasiones esta coordinación se pierde surgiendo la enfermedad.